REFLEXIONANDO

Galaxia web abril 2016

OM NAMÓ NARAYANAYA

EL CONOCIMIENTO SUPERIOR
(Un Estudio)

De acuerdo al actual estado cognitivo, el sistema de vida en la cual nos desenvolvemos y nos identificamos, se caracteriza como se sabe, por pertenecer al plano de lo físico y palpable, lo cual posee sus leyes, formas y fenómenos visibles y tangibles, propios de la constitución de la materia.

Las facultades para obtener dicho conocimiento, que constituyen los medios esenciales para ello, son los cinco sentidos y la mente. Esta última es el poder impulsor para la ejecución de toda actividad.

En la interacción conjunta de la mente-emoción y los sentidos, se logra el conocimiento del “mundo externo” y sus impresiones, a los cuales se les percibe en forma dual y generalmente como sensaciones de “agrados y desagrados” o “placenteros o dolorosos”, “tristeza o alegría”, etc., sensaciones que el ego individualista proyecta apegándose a ellas y por ende fortaleciéndose en su identidad separatista.

Cuando se ejecuta una acción, sea esta intelectual o material intervienen y están incorporados en ella todos los elementos de la naturaleza: El Espíritu (Principio Divino); la Materia (El Cuerpo); La Energía (Facultades). El cómo se efectúa, depende del Conocimiento Superior que se haya logrado y puesto en práctica. Sin embargo, a falta de una investigación completa (Objetiva y Subjetiva), uno de sus principales componentes, el Espíritu o la “Inteligencia Pura”, permanece velada, lo cual impide que la comprensión sea completa.

La no investigación en términos subjetivos de la existencia del Poder Espiritual, que está presente e inmanente en toda naturaleza, todo lo investigado se realiza sólo en términos objetivos y por lo tanto, se le considera como una parcialidad, pues su fundamento raíz no ha sido considerado.

Según la sabiduría antigua, todo conocimiento para que lleve el sello de lo completo debe contar en su investigación con los dos aspectos -Espíritu y Materia-, ya que según se señala, coexisten eternamente inseparables. El llamado del Oráculo de Delfos “Conócete a ti mismo”, sólo podrá ser posible, considerando la presencia de ambos, lo que no es factible aún, porque uno de ellos permanece oculto imposibilitando la realización sintética.

Las enseñanzas de la “Ciencia Sintética de Lo Absoluto” (Yoga Brahma Vidya o Suddha Dharma Mandalam), revela la Filosofía de Síntesis, y está expuesta en el Srimad Bhagavad Gita (S.D.M.). Maestros conocedores de los Misterios Ocultos las han vivenciado y han escrito análisis, ensayos y comentarios, que han quedado para la posteridad. En su sabiduría integral, trata de los orígenes y funcionamientos de los procesos cósmicos (Génesis), los cuales forman el concepto de Unidad en toda la existencia y base para su realización intrínseca posterior, en poder de éste se lleva a efecto el proceso de reconocimiento interno y es a través de la meditación, en la cual las facultades inherentes en el ser humano, tales como la mente-emoción e intelectiva se orientan hacia la convergencia y consecución de la finalidad Divina, que es el estado de Yoga (Unidad). Como se ha dicho, la Conciencia Universal puesta en práctica en la vida cotidiana, es absoluta maestría.

En pro de la obtención de la Síntesis, que es el logro de la paz y felicidad, según los antiguos videntes y docentes, se ha dado a conocer esta omniabarcante Ciencia-Filosofía-Religión.

En su medular enseñanza, se señala que la esencia y presencia divina está presente en todo, en lo visible y en lo invisible, en lo concreto y en lo abstracto, en lo manifestado y en lo Inmanifestado, en lo “agradable y en lo desagradable”, como aparentes dualidades, pero que en su conjunto forman la Esencial Unidad y a la vez su Trascendencia (Suddha Dharma).

Se le menciona como el Yo Universal o AHAM y se le busca en principio presente en el éter del corazón de sí mismo y luego en todos los seres y cosas. Para la comprensión inicial de sus funciones, se le divide en cinco formas, en ella está el conocimiento de Brahm en su conjunto albergando su Esencia y Presencia en toda existencia.

Pancha-Brahma-Swarupa o las cinco formas Bráhmicas, como Yo Universal, comprende lo siguiente:

1.-El Yo o AHAM: estado que permanece trascendente, más allá de toda manifestación, Supremo Origen (Suddha)-PARA

2.- El Yo como la Causa Creacional de todo. Ejerce el control sobre la totalidad del campo material–esencia raíz de los procesos del mundo (Nirguna), sin cualidades. Karana.

3.- El Yo, como Avatara o Encarnación: Descensos periódicos de Brahma (Saguna) en la región de los procesos del mundo, con el fin de restaurar e inaugurar las nuevas leyes encauzadoras (Dharmas) del curso evolutivo, que se obstaculiza por intervención de las fuerzas destructivas.

4.- El Yo como imágenes de adoración, es la representación de Maestros o funcionarios, dirigentes de los procesos, cuyas imágenes son adoradas en recintos religiosos (Archamurti-Saguna).

5.- El Yo o la Inmanencia (Antaryami), es el Poder llamado Atman (Saguna y Nirguna) que compenetra la totalidad de la Creación y es debido a Su presencia que funciona la Vida. Al estar entronizado en la cámara del corazón de todos, su búsqueda y realización, capacita a los devotos, para realizar su verdadera naturaleza.

Brahm se manifiesta en la existencia en el aspecto cualitativo (Saguna) y en el No cualitativo e inmutable (Nirguna) y en su máxima expresión que los trasciende. Es decir, está presente en los tres aspectos y más allá, como eterna aproximación a Aquello (Brahm).

El aspecto Inmanente que conforma el Espíritu y Su Poder la Energía (Brahma-Shakti), contiene en sí las cinco formas y es a través de Su mismo Poder que se logra la Suprema Realización, es decir, se obtiene el Conocimiento de Síntesis y sus beatitudes.

Sri Krishna sostiene en las enseñanzas del Srimad Bhagavad Gita (SDM), cap. XXV:

23.- “Oh Aryuna! (representante de la Humanidad) el Supremo Señor reside centralmente en todos los seres, impulsándolos hacia la perfección en la rueda evolucionaria por medio de la Energía (Shakti)”.

24.- “Búscalo siempre a El como la Universal Inmanencia, por Su Gracia, obtendrás la Suprema Paz y la Eterna Realización”.

25.- “Sintetizando en EL los evolutivos dharmas, busca al Único Brahm y Su Suprema Shakti. Yo, como el ISWARA o como ATMA que reside en el corazón, Te liberaré de todos los pecados (y méritos temporales). NO sucumbas aplastado por la tristeza”.

                                                                     OM NAMÓ NARAYANAYA

Los Editores

Bibliografía:
Srimad Bhagavad Gita (S.D.M.)
Sanatana Dharma Sutras
Avatara Rahasya