REFLEXIONANDO

Uno y muchos

 

LA PERCEPCIÓN, su vital importancia en la meditación

Para alcanzar una comprensión exacta y plena del profundo significado y alcance de la meditación, que sólo se practica para la búsqueda del conocimiento divino, su proceso y sus beneficios, se debe recurrir en primer lugar a la investigación y obtención del Conocimiento de Síntesis, así lo señalan las enseñanzas de la Yoga Brahma Vidya, esto incluye todo aquello que es concerniente a los funcionamientos cósmicos en sus aspectos material y espiritual. Aunque dicho conocimiento al comienzo solo se trate de una concepción intelectual, a través del proceso meditativo éste va generando progresivamente el mismo conocimiento en forma secuencial, hasta lograr la unificación de ambos.

En dicho proceso mental meditativo, se pueden llegar a comprender y realizar con facilidad, tanto las ciencias objetivas provenientes del mundo material, como también lograr el progresivo avance hacia la sapiencia en lo espiritual, y la trascendencia de ambos.

De este modo surge la ideación clara de que la materia por si misma y como efecto de su unión con el Espíritu, está constituida de múltiples cualidades siendo éstas las causas del surgimiento de la infinita multiplicidad de formas y sus correspondientes efectos de separatividades.

Siendo dichas cualidades las causantes del “velo” (Maya) que nos impide contemplar el origen de las cosas, se insta a que a través de la práctica de la meditación se logre la unificación de dichas multiplicidades que invaden la actividad mental, para que de esta manera se instale permanentemente el estado de quietud mental, y de este modo, se pueda llegar a contactar la Esencia Raíz de todo lo que permanece como múltiple.

En poder del conocimiento y comprensión de la interacción de Espíritu y Materia en los funcionamientos cósmicos y humanos, se desarrolla paulatinamente “el don” o energía de la percepción, inherente a cada ser individual.

Hay quienes debido a su tendencia a la comprensión de lo más concreto, se les ha ido generando constantemente la mencionada percepción en lo objetivo-materialista. En su concepción con respecto a la búsqueda de algo “superior o divino”, crean como imagen y propósito de logro, la forma antropomórfica de un ser con forma y cualidades cercanas a la humana, por lo cual, su meditación o “proceso mental”, se inclina naturalmente hacia la adoración de Maestros, Seres de Luz, Avataras, etc. En esta fase considerada como la primera,  se consigue si se es exitoso en el proceso, beatitudes provenientes de las cualidades de dichos seres, surgiéndoles por ende, devoción, fe y confianza en la existencia sutil de Ellos (Saguna).

Aquellos movidos por su comprensión más subjetiva lograda por dicho conocimiento y sus alcances en la fase espiritual de la vida, desarrollan “percepción” de igual manera, es decir espiritual; su búsqueda se inclina a contactar ese “algo” que trasciende la vida de las formas concretas y que a su vez ya informados de aquello, procuran realizar la Fuente Raíz que es la esencia de la vida (Atman) buscándola en lo profundo del ser, en si mismo (Nirguna), lo que a su vez intuyen,  les proporcionará la plenitud, la paz y sabiduría, auspiciosidades no conocidas en las multiplicidades, que solo otorgan placeres efímeros.

En resumen, la percepción objetiva, subjetiva o trascendente surge naturalmente en los individuos de acuerdo al grado de comprensión de cada cual, y ello es lo que constituye la Causa o el impulso esencial para la elección del tipo de meditación que es atingente a cada individuo y que a su vez, es mediante la cual como se señala, se obtendrán todos los propósitos previamente señalados, y resueltos a obtener.

Cuando dichos propósitos no son claros y la percepción personal no es la correcta, la finalidad de la meditación difiere de aquella que está contemplada en las enseñanzas superiores, no conduciendo a la realización de los estados supremos.

Sri Janárdana dice en el ensayo Dhyana y Yoga: “Lo que aquí se designa como percepción (Drishti) está relacionado con el conocimiento o Gnana. Todo conocimiento es sólo para la acción y toda acción va siempre ligada a los resultados, de una u otra clase”

 OM NAMO NARAYANAYA

 

Los Editores

 (Cualquier pregunta acerca de este tema, pueden ser dirigidas a través de botón de Contacto o al mail: badrasena@gmail.com)

 

 

 

image_pdfimage_print