REFLEXIONANDO

krishna_arjuna

OM NAMÓ NARAYANAYA

EL SRIMAD BHAGAVAD GITA

Un breve análisis

          El Gita es un tratado que integra la llamada Literatura Sagrada, y Universal, aunque sus orígenes pertenecen a Oriente (India), en donde es muy conocido y estudiado; en la actualidad ya ha traspasado esas fronteras debido a que su sabio contenido, guía e ilumina el sendero de vida de sus seguidores.

           Llamado “Libro de Libros” el Canto del Señor y otras bellas denominaciones, su antigüedad se remonta a 130 siglos aproximadamente. El Poema Épico está inspirado y relata la gran epopeya de la guerra del Mahabharata, la cual se sostiene existió objetivamente, y en un período de máxima confrontación y cambios para la humanidad. La sabiduría que en este texto según se expresa, en medio de alegorías y simbolismos, constituye una invaluable “herencia de conocimientos”, aún no descubiertos por la generalidad humana, y en los que está presente “la cultura integral”, en donde se unen la filosofía, ciencia, arte y religión.

        Como tema de síntesis, trata la naturaleza del hombre, su constitución material, sus emociones, sus facultades intelectuales y espirituales, es decir el Microcosmos; y basado en la sentencia, “como es arriba, es abajo” (Filosofía Hermética), integra también el Macrocosmos y la unión de ambos (Yoga) como un todo indivisible.

        Esta fundamental enseñanza del Gita, emergió de los labios del más elevado avatar (Descenso Divino) Sri Krishna, el cual la reveló a su virtuoso discípulo Aryuna, y por medio de él a toda la humanidad. En medio del diálogo entre ambos, surgieron las enseñanzas y respuestas a las inquietudes de Aryuna, quien frente al campo de batalla se mostraba abatido y temeroso, símbolo de algunas importantes resoluciones que se adoptan en el proceso de vida, para lo cual el Avatara le aconseja invocar el Poder de la Energía Cósmica (representada en Sri Durga), que dice así:

         “¡Oh Tú, de potentes armas! Apostado en el frente de batalla, entona el Himno a Durga, con pureza de intención, para derrotar a las huestes enemigas. (Cap. 1, verso 12):

       Dicha sabiduría del Gita, ha sido en el tiempo ampliamente investigada y comentada por eruditos y sabios maestros, especialmente de la antigüedad, entre los que se mencionan a Gobhila, Hamsa Yogui, Sri Subramaniananda, Pandit Srinivasachariar, Vasudeva Row y Sri Janárdana. A los comentarios de dichos maestros, se suman textos como los Upanishads, que al ser compilados, se les denominó “Khanda-Rahasya”.

         EL CAMPO DE BATALLA DE KURUKSHETRA

LA ALEGORÍA

        El Rey Ciego Dhritarashtra dijo:                                     

     En el dhármico campo de batalla, en la llanura de Kurú, aliados y resueltos a pelear, ¿qué hicieron ¡Oh Sanjaya!, mis parientes (Kauravas), como también los Pandavas? (Cap. 1, verso 1)

       La contienda relatada, como la guerra del Mahabharata, simbólicamente expresa el conflicto interno que cada ser humano libra entre su naturaleza superior y la inferior, aquella que lo enaltece, o lo rebaja en su condición.

       El campo de batalla de Kurukshetra, representa el cuerpo físico denso, el yo inferior y es en donde se manifiestan las cualidades inferiores de la materia o gunas (odios, vicios, pasión, cólera entre otras), aunque en dicho cuerpo está presente el Espíritu Divino (Atman), éste no es visible, ni vivificado, por lo cual, su envoltura densa, es insensible a la naturaleza espiritual, por lo tanto, incapaz de autogobernarse. Este estado está representado por el Rey Ciego, Dhritarashtra (Ego), quien sólo confiaba en la fuerza física y el poder de las armas, no admitiendo la intervención de las fuerzas superiores. (Estado de desarrollo actual de la Humanidad.)

              - El ejército de los Kauravas, parientes del Rey Ciego y representante de las cualidades inferiores, lucha  por el dominio de Kurukshetra (el cuerpo), lo cual, al inicio del coloquio lo habían logrado, subyugándolo y ejerciendo su reinado sobre él.               

              – El ejército de los Pándavas, dirigido por Aryuna (virtuoso), representante de las cualidades superiores, aboga por la no-violencia, la compasión, la veracidad, el equilibrio, pero sin embargo, aun así él estaba imposibilitado de ejecutar la acción que por Dharma, había generado la Humanidad y que por lo tanto, él la debía cumplir. Es aquí donde Aryuna desfallece, confundido y desalentado, desprovisto de fuerza de voluntad ante la proximidad de la acción a ejecutar.

         El consejo de Sri Krishna en ese momento es:           

       ¡Oh Partha!, no cedas a la inacción; eso no es digno de ti; ¡Oh Tú conquistador!, rechaza ese deprimente desaliento mental y emprende la elevada acción (cap. II, verso 4).

     Este crucial momento del discípulo Aryuna simboliza la acción que debe emprender todo ser humano, cuando decide elevar su naturaleza desde su estado cualitativo inferior al superior, con el fin de  obtener la armonía, paz y felicidad tan fervorosamente anhelada.

     Tomando conciencia de su situación, Aryuna ruega a Sri Krishna le confiera el conocimiento de las verdades eternas, señalándolo de la siguiente manera:

               “Mi entendimiento se desvía por el corruptor apego personal al fruto de la acción (egocentrismo), ignorando el Supremo Dharma (Suddha Dharma), que aspiro a conocer por Ti; instruidme en esa Ciencia que ha sido divinamente revelada. Yo soy Tu discípulo, sálvame, ¡Oh Señor!, rindiéndome Te lo suplico”.

             Ante este requerimiento Sri Krishna accede, revelándole a través de los primeros SEIS CAPÍTULOS DEL CONOCIMIENTO, (GNANA-DHARMA)  lo referente a la Omnipresencia Divina, con lo cual, deberá desarrollar un discernimiento inteligente (Buddhi o Intelecto), con el fin de llevarlo en su aplicación a la acción y no sólo quedarse en la mera intelectualidad. Provisto de tal conocimiento, percibe Aryuna su imposibilidad de practicarlo por la ausencia de “fuerza de voluntad”, por lo que Sri Krishna le da a conocer a través de los SEIS CAPÍTULOS DE LA VOLUNTAD-DEVOCIÓN, (BHAKTI-DHARMA), el proceso mental (Manas), dirigiéndolo por este medio y conduciéndolo, desde la objetividad e intensidad de deseo, hacia la progresiva subjetivación de la mente (reflexión, meditación, devoción), por lo cual, procura despertarlo al Amor Universal.

            Durante su enseñanza, el Maestro a continuación, le revela además los SEIS CAPÍTULOS DE LA ACCIÓN, (KARMA-DHARMA) los cuales orientan hacia el modo de realizarla. Provisto Aryuna de la suficiente fuerza de voluntad y manteniendo la sabiduría de su intelecto (Todo es Brahmán), el ego pierde su poder individualista, y de esta manera logra la acción diestra y libre de todo apego personal al fruto de la acción, entregándose al Principio de Vida y a su proceso, con total renuncia a todo resultado (Sanyasa), lo que lo convierte en un “Hombre Integral”.

            En el SEXTETO YOGA, (YOGA DHARMA), se unifican los 18 capítulos anteriores y con el estado de Sanyasi (Renunciante), adquiere la fruición, que es el estado de Yoga (Unidad) y Plenitud, Suprema Finalidad Humana.

            La totalidad de los 24 capítulos del Gita es llamada Gáyatri (expresión de conocimiento) éstos se encuentran sintetizados en las 24 sílabas (mantra), inherente además está el Pranava OM al comienzo como Análisis y al final como Síntesis, sumando en total los 26 capítulos.

          Cabe hacer notar que esta sabiduría llamada Yoga Brahma Vidya o Ciencia Sintética de Lo Absoluto, no discrimina razas, color, nacionalidad, credos, sexo, condición social, ni otras diferenciaciones. Por lo tanto, grandes y reconocidos líderes han obtenido de esta Omniabarcante Sapiencia del Gita, su guía y orientación en la solución de conflictos. Algunos han hecho pública su ayuda, otros la han mantenido en reserva, tal vez por el prejuicio de considerarlo virtualmente “religioso”. Para el reconocido líder espiritual y político de India, Mahatma Gandhi, el Bhagavad Gita fue su maestro y guía. De la experiencia obtenida de éste, escribió sus análisis y comprensiones en un tratado que lo denominó “El Evangelio de la Acción Desinteresada”.           

           En todo tiempo, los conceptos vertidos en el Gita, han constituido una fuente de gran ayuda para lograr Samatwa (equilibrio) y realizar con ello, la justa acción; aguardamos que por la Gracia Divina, puedan surgir virtuosos y devotos servidores de la Humanidad, que sean aptos para transmitir Su Magnificencia.                                                                                         

                                                                                          Los Editores

OM NAMÓ NARAYANAYA

image_pdfimage_print