REFLEXIONANDO

 

Uno y muchos   

PERSONALIDAD Y PRINCIPIOS, un estudio

            En pos de la comprensión y puesta en práctica de lo llamado “Sanatana Dharma” o Eterno Proceso de Vida, se nos insta a iniciar su investigación con el concepto básico y fundamental (Bhávana), que es lo que lo sustenta y que señala lo siguiente: Todo es y proviene de una Fuente Unica y Universal llamada Dios, Brahm, Atman, Aquello. Luego este estado de Unidad es analizado (Sankhya) en sus partes o cuerpos como Espíritu, Materia y su interacción energética, surgiendo de ello los temas relacionados con los estados de conciencia, la Jerarquía Espiritual que dirige los Procesos Cósmicos, constitución de los cuerpos sutiles, facultades, planos, mundos etc., los que se sintetizan como Naturaleza Interna, Naturaleza Externa y la unidad de ambas.

            En el ser humano están presentes también estas dos naturalezas, denominándoseles ” personalidad”.

            La personalidad externa está constituida por el cuerpo y el nombre, con los cuales el ser humano transita por la vida, ejecutando las acciones que por karma le ha deparado el destino, siendo sus consecuencias tangibles en la cotidianidad, y realizándose estas con el fin de adquirir experiencias en el plano físico.

            La otra personalidad que está oculta a los ojos físicos, corresponde a la fase interna, y en ella subyace la conciencia superior, aquella que en su sutileza compenetra los diversos planos y cuerpos de distintas densidades, recibiendo a su vez distintos nombres según sea su función: Principio de Vida, (Atman), Ego encarnado, (Jiva), Sonido Indestructible (Akshara), y además aquellas superiores energías que se representan como Deidades en su origen trascendente.

            Tras las formas, permanecen ocultas ciertas cualidades que son llamadas “Principios”, que se manifiestan en lo externo y que se les llama en su conjunto “idiosincracia”.

            Ambos aspectos funcionan unidos y son lo que todo hombre es. Lo uno sin lo otro no tiene existencia válida.

            Estas enseñanzas del Sanatana Dharma expuestas en el Avatara Rahasya (El Secreto de las Encarnaciones Divinas) señalan lo siguiente:

“El rango que los seres humanos individualmente ocupan en el proceso múltiple del mundo, depende del grado de refinamiento de sus principios y de la capacidad de los seres para realizar sus principios, proyectándolos a través de su personalidad”.

            Se deduce de esta enseñanza entonces, que la personalidad externa visible, no posee suficiente valor aunque en ella esté incorporada la erudición de todo tipo, el linaje, la condición social, sexo, creencias, etc., si tras ella no están proyectándose los principios surgidos del desarrollo interno.

            Aquellos hombres y mujeres considerados “grandes”, son quienes precisamente, han adquirido un notorio refinamiento de sus principios (Veracidad, Inegoísmo, Equilibrio, Servicio, Entrega, etc.etc.).

            Podemos apreciar que en las enseñanzas del Srimad Bhagavad Gita del SDM, se trata como medio de elevación espiritual, este tema. En la batalla interna que libra Aryuna como representante de la Humanidad, se menciona el Sendero Objetivo (Pravritti) y sus implicancias de apegos; en lo Subjetivo Interno (Nivritti), lo relacionado con el Sendero Espiritual a través del desapego, y el proceso de la sintetización de ambos en Yoga, en que se obtiene el estado de Unidad y su trascendencia. En la transición y el logro de dichos conocimientos, se revela la grandeza que significa el despertar del Principio de Vida, con lo cual se obtiene toda perfección.

            Dice El Señor en el Gita:

“¡Oh! Aryuna, ¿porqué te ha dominado esta confusión, promovida por la falta de ecuanimidad? Este trastorno es contrario a lo espiritual y frustrará la elevada finalidad, tendiendo a obstaculizar la beatitud”. (Gita de siete versos, versículo 2)

Los Editores.

OM NAMÓ NARAYANAYA

 

 

 

 

 

image_pdfimage_print