REFLEXIONANDO

dj

SUDDHA DHARMA MANDALAM, Eterno Proceso de Vida

               El hombre por su propia naturaleza, ha incursionado en el transcurso del tiempo, en la búsqueda del conocimiento, en sus diversos aspectos y en los distintos planos del saber, ya que a sabiendas o no, sin duda constituye la base de su accionar.

               Su inclinación en principio se deriva a la búsqueda cognitiva, especialmente en el plano objetivo materialista, utilizando para ello las facultades de los sentidos y la mente-emoción. Más tarde, en poder de una mayor reflexión y práctica mental, meditativa e intelectual, investiga “las escrituras”, testimonios dejados por los “grandes sabios”, habidas en todas las épocas y circunstancias, y que revelan en su esencia, la existencia del Poder Divino, señalado por algunos como presente solo en lo espiritual, y por otros, como el Poder Unico, Omnipotente y Omnipresente, esencia raíz de lo material y espiritual eternamente unidos; asegurando que con la realización de ellos, se obtiene mayor sabiduría, elevación de la conciencia a planos superiores, y generación de principios y valores.

               La existencia de Seres Espirituales o Maestros, revelada por videntes de los mundos sutiles, se refiere también a energías inspiradoras, iniciáticas y otorgadoras de beatitudes a los discípulos que se convierten en sus seguidores. En su propósito de contactarlos, se les rinde adoración, pleitesía y entrega, por medio de devotas ofrendas y oraciones. Este proceder según las enseñanzas Suddhas, constituye una forma parcial para la adquisición del bienestar material y espiritual del individuo y con su logro, aumenta el fervor y su fe, motivándolo hacia una mayor religiosidad. Sin embargo, estos “anhelos personales” al verse consumados, contribuyen a aumentar la idea de separatividad y de egocentrismo.

               Con el propósito de moderar la idea de egocentrismo, condición básica que se interpone y dificulta el ingreso a planos superiores, se debe trabajar por el equilibrio de las dualidades de “agrados y desagrados”, causante de los apegos personales y lograr con ello la ansiada liberación.

               Esta vital enseñanza, es a la cual se refiere in extenso la filosofía de síntesis llamada Suddha Dharma, y que está magistralmente expresada en el Srimad Bhagavad Gita del S.D.M., por el Avatara Sri Krishna.

               A su vez , esta filosofía de vida, revela la existencia de una Jerarquía Divina compuesta por Excelsos Seres Espirituales, aunque invisibles para la generalidad humana, su misión está presente por doquier. Son los encargados del bienestar del mundo y de la evolución de todos los seres. En el cumplimiento de sus funciones, sirven a la humanidad guiándola, desde su “estado de oscuridad” o ignorancia, al de la “Luz” o Sabiduría. Sus resultados se van implementando en forma individual y colectiva en el transcurso del tiempo.

               Quienes provistos a cabalidad de estos conocimientos y meditan profundamente, llegan a comprender el objetivo de sus vidas, revelándoseles su propio origen, el del Universo, y percibiendo la unidad de ambos (Yoga)

               En épocas pasadas lo llamado espiritual, estuvo basado en la existencia y adoración a Maestros, tanto en su forma física como sutil. Estas enseñanzas han señalado para esta era lo siguiente: “Los Dioses no serán perceptibles a los sentidos de los hombres, y con su desaparición, nadie sentirá inclinación alguna para practicar el Dharma” (pág 170, verso 263) – “con la desaparición de los Devas, de entre los hombres, desaparece el fervor y la fe de los corazones humanos” (pág. 170, verso 267) {ambos extraídos del Sanatana Dharma Dipika}, disminuyendo el interés por la investigación y práctica espiritual.

Sin embargo, con el restablecimiento de las enseñanzas Suddhas, han surgido nuevos anhelos de búsqueda, pero se han orientado hoy en día a la incursión profunda en sí mismo, con el único fin de contactar al Principio de Vida llamado Atman, y con ello, obtener las beatitudes divinas, fuente de toda dicha y bienaventuranza.

               Los mencionados Seres Divinos de la Jerarquía llamada Suddha Dharma Mandalam, cumplen los roles de Docencia y Regencia, con lo cual, inspiran la sabiduría por un lado, transmitiéndola a devotos servidores y por otro, desempeñan la función de promulgar los dharmas (Leyes) afines a la época. En ello está implícito el esfuerzo que debe generar cada cual por lograr la autorealización, y con el poder proveniente de ella, trabajar por el bienestar de la humanidad.

               El momento en que se da a conocer la existencia del Suddha Dharma Mandalam, para esta nueva era  de Kali-Yuga o Edad del Dolor, está expresado en el texto Suddha, Sanatana Dharma Dipika. En dicha Asamblea de Maestros, junto a altos dignatarios espirituales, el Divino Narayana (Director de la Jerarquía y representante de Brahm), explicó los contenidos de la enseñanza y las razones del porqué se reinauguraba, haciendo pública, esta antigua sabiduría.

               Dijo al respecto el Divino Narayana:

“¡Más sensato es talar un árbol seco que regarlo!” (pág 169, verso 261) (Nota del editor: haciendo alusión al período anterior basado en el sistema de castas y órdenes.)

Pág. 170, verso 270: “Es por la Gracia del Señor que los hombres crecen en vigor y energía, el Señor es el Gobernante Interno de todo lo creado y reside en el éter del corazón”.

Verso 271: “El es el Atman, el de los tiempos remotos, el Señor del Pasado, Presente y Futuro, El es verdaderamente, el Supremo Brahmán manifestado en nuestro proceso mundial.

Verso 272: “Aquel que meditando en su Ser, con alma pura, siente y ve al Supremo, brillando dentro de sí, alcanza el Objetivo Supremo”.

Verso 275: “Por medio de Ti mismo, estableceré en el mundo el Suddha Dharma Mandalam, porque el Raya-Yoga (la práctica) es el verdadero sendero que conduce al conocimiento del Ser.”

Verso 276: “La meditación sobre el Atman, que enseña este Mandalam, es la más segura protección del hombre en esta excelente Organización, durante el Kali Yuga y así lo capacita para elevarse a la alta posición de Jerarca”.

(Nota del editor: estos acápites pertenecen a algunos de los que están mencionados en el Sanatana Dharma Dipika, su totalidad conforma la enseñanza principal del Suddha Dharma Mandalam o Yoga Brahma Vidya)

               En el plenilunio del mes de Mayo de este 2015, se conmemoran cien años, desde que esta Omniabarcante sabiduría se proclamó nuevamente al mundo. Se sostiene que es “tan antigua como el tiempo”. Aunque en épocas pasadas sólo fue conocida por algunos iniciados, hoy vuelve a entregarse para aquellos que deseen hollar el Sendero de la Sabiduría, Paz y Felicidad y lo logren. El lugar de reunión de estos Excelsos Seres es el llamado Badarivana (oculto lugar sagrado ubicado en los Montes Himalayas), donde reina la paz, la armonía y es fuente de inspiración y bendiciones para todos.

               En Chile, se inauguró la filial Suddha Dharma Mandalam Vidyalaya, alrededor del año 1927, gracias al mancomunado esfuerzo del Maestro Sri Váyera Yogui Dasa, y sus cercanos colaboradores. Se difundieron las enseñanzas y se proporcionaron los medios necesarios para su práctica y aplicación. Luego por su intermedio, se hizo extensiva esta sublime obra a países como Brasil, Argentina, Uruguay y Europa.

En alusión a esta Suprema enseñanza, revelada por el Avatara Sri Krishna, en el Srimad Bhagavad Gita, su discípulo Aryuna (representante de la humanidad) señala en el momento de su abatimiento, por las acciones que debía emprender:

“Mi entendimiento se desvía por el corruptor apego personal al fruto de la acción (egocentrismo) ignorando el Supremo Dharma (Suddha Dharma) que aspiro a conocer por Ti; instruidme en esa Ciencia que ha sido divinamente revelada. Yo soy Tu discípulo, sálvame, ¡Oh Señor!, rindiéndome Te lo suplico” (Gita SDM, Cap. I verso 53).

                                                  OM NAMO NARAYANAYA

Los Editores

 

image_pdfimage_print