REFLEXIONANDO

Mitradeva NNN-3

OM NAMÓ NARAYANAYA

EL DESCENSO AVATÁRICO, estudio y análisis

   Las encarnaciones de Seres Especiales y únicos en su rango, que nacen en determinadas épocas y circunstancias, generalmente en tiempos de trastornos históricos, obedecen principalmente a la necesidad de encauzar a la extraviada humanidad, sacándola de la oscuridad y embrollos en que se encuentra envuelta y encauzarla hacia el supremo objetivo de la existencia, que es el contacto divino y por ende el “conocerse a sí mismo” y en ello el logro del bienestar y felicidad del mundo.

   “Siempre que, ¡Oh! Bhárata (Aryuna), decae la rectitud (Sanatana Dharma) y sobreviene una preponderancia de la injusticia (Adharma), entonces Me manifiesto como un Siddha para enseñar el verdadero conocimiento del Sanatana Dharma.” (Cap. III, verso 13, B. Gita SDM)

   En el conocimiento y asimilación de las enseñanzas Suddhas, está el substractum para realizar toda acción.

   “Es preciso que se tenga muy presente que el objetivo único, definitivo y final de todo conocimiento espiritual, es el de lograr ese contacto con la Divinidad” (Avatara Rahasya, pág 16).

   La comprensión del misterio avatárico no se obtiene en forma fácil, sino se posee una inteligencia especial, derivada ésta de la adquisición de un estado mental integrador (Yoga); Maestros Yoguis dotados de una permanente comunión con el Supremo Poder Divino, y consecuentemente plenos de sabiduría, veracidad y exactitud en sus apreciaciones, son quienes están en condiciones de transmitir estos genuinos conceptos, y de ellos, se destacan entre otros aquellos Sabios Maestros oriundos de Oriente y en especial Hindúes.

   El Srimad Bhagavad Gita (versión S.D.M.), texto sagrado que revela la Ciencia Sintética de Lo Absoluto, dedica el cap. III in extenso, a la fundamentación y análisis de la forma y los motivos que conlleva una “Encarnación Divina”, que como se ha dicho, se produce en épocas muy especiales, en que el Dharma o energías sustentadoras del Proceso de Vida, corren el peligro de desviarse y no cumplir con la finalidad evolutiva. Es menester según los sabios Maestros, informarse acerca de este tema, aparte de la claridad de lo espiritual que desarrolla, ayuda en el discernimiento, con ocasión de la presencia de un eventual Avatara, pudiendo discriminar entre lo verdadero y lo falso.

    Según lo señalado en las escrituras Suddha y en el mismo Bhagavad Gita, Sri Krishna, su protagonista principal, señalado como el más grande de los Avataras de todos los tiempos, representante de la Conciencia Universal o Yo Superior, dio a conocer al discípulo Aryuna, los pormenores del Eterno Proceso de Vida o Sanatana Dharma. Poseedor de innumerables poderes entre los cuales se cuentan: el empequeñecerse a lo más pequeño de lo pequeño o a lo más grande de lo grande, permanecer presente en varias partes a la vez, otorgar la visión divina a los discípulos que se lo solicitaren, etc., etc.

   Aryuna, como discípulo agente que recibe las enseñanzas, dirigidas por su intermedio a toda la humanidad, de acuerdo a su solicitud, es bendecido con el despertar de la visión cósmica, la cual por su magnificencia y poder, no logra soportarla, ya que aún su conciencia permanecía en un cuerpo limitado por el egocentrismo; pero sin embargo al ser dotado de aquella esplendorosa visión, se le facilitó el logro de la meta hacia la Síntesis (Yoga) y trascendencia del proceso cósmico universal.

   El avatara como toda manifestación con forma (Swarupa), posee los dos aspectos de Ella. Lo visible o externo, representado en el cuerpo físico; y lo interno, el poder intrínseco (Swabhava), el cual en su estado Paramátmico e Inmutable, y específicamente en el caso del Avatara, que es de Trascendencia, permanece más allá del tiempo y del espacio. Esta Suprema Condición es de difícil reconocimiento, sólo se aprecia su forma externa y concreta.

   Sin embargo, en Su misión de impartir el conocimiento, el Avatara provisto de materia y energía especiales (Kalyani-Prakriti y Esha-Shakti), desciende impulsado por el Dharma (Ley) de la Preservación (Stiti) que es una de las tres actividades divinas, las otras son la Creación (Shristi), y la Convergencia (Laya), sintetizándose todas ellas en el cuarto Dharma, que es de Unidad o Yoga.

   A comienzos del siglo XX, excelsos y eruditos Maestros, dedicados todos a una vida ascética, de espiritual comprensión, y dedicados al servicio a la Humanidad, dieron a conocer el advenimiento del Avatara Bhagavan Sri Mitradeva, (el 16 de Enero de 1919).

   En la descripción de dicha misión, señalaron Su descenso como objetivo supremo, la difusión de la Ciencia de la Yoga Brahma Vidya (Ciencia Sintética de Lo Absoluto). Además se dio a conocer el proceso de Iniciaciones que se le confirió, y las actividades docentes que realizó en su primera etapa. El relato de estos Maestros manifiesta, entre otros, que en Su presencia física y a sus cortos años Mitradeva, entregó al mundo algunos discursos basados en: “la Yoga Brahma Vidya y sus beneficios”, el Dharma del Kali Yuga, Concepción de la Unidad, Suddha Dharma Mandalam y el trabajo de la Jerarquía en lo futuro, etc. Luego de esta Suprema Misión, los mismos Maestros que Le acompañaron desde Su nacimiento, le condujeron a la Gruta Sagrada llamada “Maha Guha”; en donde Su presencia física desapareció. Aunque Su reaparición se estimó para el año 1941, no se tiene noticia de que así haya sido; se espera la voluntad de Sri Bhagavan Narayana, el Supremo Gobernador del mundo.

   Es tan complejo el misterio avatárico que al parecer sólo los profundos meditadores y realizadores de la presencia divina, están en condiciones de asegurar su actual permanencia, sin embargo, quienes están lejos de estos superiores estados, señalan las escrituras de la filosofía Suddha, que con constancia y devoción provenientes de la comprensión del misterio, se podrá contactársele a través de la repetición del sonido que contiene Su nombre (Mantra), con la auspiciosa imagen de El y con el corazón pletórico de devoción. Por medio de la interacción de ambos, se podrá percibir Su Gracia, protección, guía y poder para realizar la vida en armonía y plena felicidad.

   “A los aspirantes que Me adoran con todo el corazón, estando siempre acordes conmigo, Les otorgo la plenitud del bienestar temporal y espiritual” (Cap. III, verso 24).

                             OM MAM SRI BHAGAVAN MITRADEVAYA NAMAHA
                                                                                                                                                                             

Los Editores

Bibliografía:
Srimad Bhagavad Gita SDM,
Avatara Rahasya, Sri Janárdana
El Avatara de Bhagavan Mitra Deva, folleto 3